• Tesis doctoral: Diseño arquitectónico y protección en caso de incendio: Desarrollo normativo español en materia de evacuación en los siglos XIX y XX.

    Publicado en febrero 2, 2016 por en Arquitectura, construcción, Historia, Licencias, percepción, seguridad en caso de incendio

    IMG_7824El pasado jueves día 21 de enero, a las 11:30 de la mañana, celebré el acto de defensa de mi tesis doctoral titulada Diseño arquitectónico y protección en caso de incendio: Desarrollo normativo español en materia de evacuación en los siglos XIX y XX. Se realizó en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid.

    No puedo más que agradecer la oportunidad que me ha brindado esta aventura.

    Está claro que sin las herramientas que ofrecen las nuevas tecnologías, este ejercicio hubiera sido incompatible con mis obligaciones profesionales y personales.


    No quiero olvidar mis comienzos en este esfuerzo, el gusanillo por la investigación de manos de profesores como Adolfo Morán, Miguel Angel Rodríguez Alonso o Raúl Fraga Isasa.
    A Felisa de Blas, quién tutoró mi embrión de tesis durante la suficiencia investigadora, puliendo todo aquello que me costaba expresar.
    De todos ellos hay en este trabajo, pasión, historia, y muchas ganas de entender lo que somos a partir de lo que antes hemos vivido.


    A Eloísa Grano de Oro, por su atención durante estos años.
    A Javier Francisco Raposo, director de tesis, su paciencia, su respeto, su acompañamiento y empuje cuando las fuerzas flaqueaban y las obligaciones me hacían perder la perspectiva.


    Durante la investigación la lista se haría interminable:
    El estudio me ha brindado la oportunidad de conocer a grandes arquitectos artífices de lo que hemos conseguido en esta materia: Augusto García Hegardt, Jesús de Benito o José Luis Posada.
    Y el acceso a estas fuentes no hubiera sido posible sin la inestimable ayuda de un veterano de bomberos, Javier Garmendia. Siguiendo con este gran equipo del ayuntamiento de Madrid, Javier Vinagre, que sin saberlo, me puso en el germen de este trabajo al hablarme de un antiguo reglamento de 1935, y junto a Pedro Alvarez, interpretamos la norma, dentro y fuera de la tesis.
    A Eduardo Loma-Ossorio por sus simulaciones de incendio del teatro Novedades.
    A los funcionarios y profesionales de archivos, bibliotecas y hemerotecas. A todos los centros documentales, que gracias a su esfuerzo de digitalización han permitido que pueda llegar más lejos hasta las fuentes. A todos los investigadores que vinieron antes, por sus fantásticas referencias.

    A todos los colegas y amigos que me han animado. A Laura Flores, mi compañera de estudio, por su apoyo en estos últimos meses de esfuerzo.

    Al tribunal, D. José Herraez Boqueras, Dª María Eugenia Macia Torregrosa, D. Javier Parrás Simón, D. Miguel García García, D. Jesús Esteban Gabriel. Al tribunal suplente, Dª Natalia González Pericot, D. Eduardo Javier Gómez Pioz.


    A mi hermano Javier por ayudarme a dejarlo bonito.
    Y a quienes me hacen feliz todos los días y dan sentido a todo lo que hago. Sin ellos esto no se hubiera cerrado nunca:
    A Samuel por estar siempre dispuesto a ayudarme, con esa inquietud y ganas de descubrir que le caracterizan.
    A Darío, siempre sorprendido que a su papa “investigador” no le “descubrieran” sus jefes.
    Y a Mari, dispuesta a despejarme el camino, a descargarme de obligaciones y presiones. Paciente con mi estrés y mis cambios de humor. Y siempre animándome a buscar el final.


    Existen muchas maneras de abordar el aprendizaje y la experiencia, pero la investigación es pura magia. Como en el relato, recorres lo que se cuenta, y sobre todo lo que se calla.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *