Modelo de local con mamparas, distanciamiento de 2 metros y señalización de recorridos.
Modelo de local con mamparas, distanciamiento de 2 metros y señalización de recorridos.

 

Hasta la fecha, la limitación de ocupación de las actividades venía condicionada por dos circunstancias:

  • Condiciones de seguridad en caso de incendio: Las dimensiones de los medios de circulación y evacuación: anchos de paso en puertas, pasillos y escaleras y máxima capacidad de evacuación de esos elementos. Dicho de otro modo, el número, disposición y dimensiones de los elementos de evacuación limitaban la capacidad máxima de ocupación del local.

 

  • Aforo máximo autorizado para usos determinados para prevenir otros perjuicios en el entorno. Por ejemplo, las normas urbanísticas del plan general de ordenación urbana de Madrid, limitan los aforos de locales terciarios recreativos  y las superficies de recintos comerciales en las zonas residenciales de Madrid y condicionan mayores ocupaciones  al desarrollo de un Plan Especial para el Control Urbanístico-ambiental de Usos.

 

Hay que recordar la diferencia entre ocupación y aforo. Con las densidades de ocupación los técnicos proyectamos o predimensionamos las actividades, ES UNA HERRAMIENTA DE DISEÑO. Con el aforo, la administración limita la ocupación máxima de esas actividades, ES UNA RESTRICCIÓN.

 

En el nuevo escenario del COVID19 anticipa el foco de la máxima ocupación en el funcionamiento de la propia actividad, antes que  en un evento de evacuación del local en caso de emergencia. Será, por tanto, el capítulo de salubridad el que debe definir las medidas que queremos adoptar para garantizar la seguridad sanitaria durante el ejercicio de la actividad:

  • Distanciamiento social.
  • Mayor protección de herramientas de trabajo y productos de consumo.
  • Eliminación o restricción del autoservicio.
  • Dotaciones y atenciones individualizadas.
  • Circulaciones obligatorias.
  • Atención con cita previa.
  • Control de acceso.

Indudablemente estas mejoras afectarán a las geometrías de los locales o las densidades de ocupación, pero más sustancialmente a los escenarios de funcionamiento de la actividad y sobre todo a las actitudes individuales de cada usuario.

Será necesaria una clara señalización vertical y horizontal que explique todos estos procesos. Una señalización dinámica que puede cambiar en función de los horarios, los eventos, la ocupación, o situaciones excepcionales de emergencia.

El aforo del COVID19. Parte 2: Limitaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *