• Orientación de precisión.

    Publicado en abril 19, 2013 por en Accesibilidad, Deporte, percepción

    La Orientación de Precisión (O Pre) es una de las cuatro disciplinas del deporte de la orientación internacional. Originalmente desarrollada a partir de la disciplina central de la orientación a pie (carreras de orientación), la O Pre de es un tipo de deporte en el que ha sido eliminado el rendimiento físico durante la competición, para permitir la participación de los competidores con movilidad reducida, incluyendo aquellos que requieren el uso de sillas de ruedas. La competición, en todos los niveles, requiere tener habilidades en la lectura de mapas e interpretación del terreno. En el nivel avanzado, también se pone a prueba la velocidad de los competidores en la toma de decisiones. El atractivo de la Orientación de Precisión se ha extendido entre los orientadores experimentados sin discapacidad, incluyendo a los campeones del mundo de O‐Pie, atraídos por su dificultad técnica. Los Campeonatos del Mundo de Orientación de Precisión (WTOC) están abiertos a todos, independientemente de la edad, sexo o capacidad física, en el que las personas con movilidad reducida pueden competir con las personas sin discapacidad en igualdad de condiciones. También hay una clase “Paralímpica”, restringida a personas con discapacidad según criterios de la IOF. En O‐Pre las posiciones de los controles, con una serie de balizas en cada uno, no están al alcance de los competidores. Las balizas se ven desde las rutas de acceso permitidas, por lo general las pistas y los caminos cuyos límites están marcados en el terreno, aunque con silla de ruedas a veces se permite desviarse del camino. Los competidores deben pasar por un punto de decisión próximo a cada control, para determinar si el elemento característico señalado por el centro del círculo del mapa y definido en la descripción de control, está materializado por una baliza en el terreno. En cada control se pueden utilizar entre una y cinco balizas. A nivel avanzado hay una sexta opción, que es cuando ninguna baliza coincide con el centro del círculo ni la descripción del control, siendo entonces una respuesta Cero. En la resolución de los problemas de control a nivel experto, los participantes tienen que demostrar su conocimiento avanzado sobre la relación entre el mapa y el terreno. La única ayuda técnica permitida es una brújula estándar de orientación. Durante la observación de los controles, los competidores pueden moverse (salvo en los controles cronometrados) a lo largo de los caminos o las zonas marcadas fuera de la pista que se hayan autorizado. Las balizas son entonces identificadas desde un punto de decisión marcado en el suelo, pero no en el mapa. El código utilizado para registrar las respuestas de los competidores, es que las balizas son denominadas desde la A hasta la E, a partir de la baliza más a la izquierda. Actualmente, la respuesta se registra en una tarjeta de control con 6 casillas por cada control (de la A hasta la E y cero), marcada con una pinza colocada a lo largo del camino y en las proximidades del punto de decisión. Se están desarrollando procedimientos electrónicos de registro se y los sistemas de perforación electrónicos autorizados por la IOF podrán llegar a ser de uso corriente. Además del recorrido principal, el cual, en general, tiene que ser completado en un tiempo determinado, hay una serie de controles cronometrados que prueban la velocidad y la precisión mental. Los tiempos invertidos se utilizan para desempatar, entre los competidores que hayan tenido el mismo número total de controles acertados.   Existe un acuerdo generalizado en la disciplina de Orientación, y es que la O Pre debe seguir las mismas prácticas que la Orientación a Pie, hasta donde sea razonable y factible. Esto significa que sigue la misma representación, las mismas selecciones de elementos de control y las mismas descripciones, así como todos los procedimientos para la organización y participación en una competición. Sin embargo, este criterio no puede ser cumplido plenamente, debido a tres importantes diferencias entre las disciplinas: • Los orientadores de precisión no entran en el terreno que les rodea. • El uso de varias balizas en cada control de Orientación de Precisión, y • La mayor cantidad de tiempo para la toma de decisiones en cada control de Orientación de Precisión, permite extraer más información del mapa y prestar más atención a la ubicación exacta de la baliza de control. Estas diferencias provocan limitaciones, pero también oportunidades a la Orientación de Precisión, para evolucionar más allá de su punto de partida con la Orientación a Pie. En particular, la ampliación del tiempo disponible para examinar el terreno (pero no en los controles cronometrados, donde se prueba la velocidad de decisión), ha permitido el uso adicional de técnicas de posicionamiento, para localizar al elemento característico del centro del círculo y coincidente con la descripción de control. Estas técnicas incluyen las líneas de referencia y la toma precisa de rumbos con la brújula. Además, en la cartografía moderna y en la elaboración de mapas, los círculos de control se dibujan y se imprimen con el mapa, y esto se traduce en que los centros de los círculos se sitúan de manera muy precisa. Anteriormente esto no fue así, sobre todo con el copiado manual mediante mapas maestros. Por lo tanto, era necesario definir la posición del control gracias a una descripción detallada, que tenía que ser única, en la que se indicaba un solo punto identificable en el terreno. Este acuerdo se mantiene en las carreras de orientación a pie. En la Orientación de Precisión, la definición por medio de una descripción de control única, se aplica a puntos característicos que no están dibujados a escala y la dirección de la colocación de la baliza de control sólo se obtiene a partir de la descripción. Sin embargo, con los elementos característicos de tamaño suficiente para ser dibujados a escala, ya no es un requisito esencial una descripción única, tanto como la cuidadosa lectura del mapa, que permita distinguirlos entre las balizas que tengan la misma descripción. En la Orientación de Precisión avanzada, esto amplía la posible gama de diferentes problemas de reconocimiento de terreno y contribuye a que sea un gran reto mental. Mientras que la orientación de Precisión pasa por una evolución natural, los responsables de su desarrollo son conscientes de que deben mantener la misma filosofía que la Orientación a Pie, de modo que el mayor número posible de las características de este deporte que los orientadores a pie encuentran atractivas, se trasladen a la Orientación de Precisión.   Fuente: Directrices técnicas para la orientación de precisión avanzadas. Comisión de Orientación de Precisión de la Federación Internacional de Orientación IOF. Traducido por Roberto Munilla Velasco. Revisado: Angel Díaz Caro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *